Colectivero herido con una jeringa

Autor: No hay comentarios Compartir:

Suceso ocurrido el: 30/03/2010

Un colectivero que acababa de salir de unas de las cabeceras del recorrido fue asaltado por un delincuente que para intimidarlo le clavó una jeringa en el cuello y lo amenazó con inocularle el virus de HIV.
A causa del hecho el chofer de 40 años debió someterse a una serie de análisis para descartar la posibilidad de que haya contraído algún tipo de infección.
El cruel y violento asalto se produjo en la medianoche del martes y el delincuente logró escapar cuando el colectivero forcejeó con él pese a encontrarse con la jeringa clavada en su cuello.
Los hechos sucedieron a las 23 del martes cuando el chofer Alberto Sotelo (40) salió de la cabecera de la empresa situada en 236 y 31 conduciendo el interno 57 de la línea 571 para iniciar su recorrido hacia el centro de la ciudad.
Al llegar a la primera parada subió un sujeto joven que le pidió si lo podía acercar hasta 214 manifestándole que no tenía plata en la tarjeta magnética. El chofer accedió a llevarlo algunas cuadras y el individuo se sentó en uno de los asientos delanteros. En las paradas siguientes ascendieron dos mujeres, una de ellas con una niña.
Cuando se aproximaban a la calle 214 el pasajero se levantó de su asiento, se colocó detrás del chofer y le colocó la aguja de la jeringa en el cuello.
“Apenas habíamos recorrido unas cuatro cuadras, se levantó y sin mediar palabra me clavó una inyección en el cuello. Entonces me dijo que iba a sufrir graves consecuencias si no obedecía. Quería dinero, el celular y lo que tuviera en mi poder”, explicó el chofer.
Lo cierto es que Sotelo sintió el pinchazo y pidió que le sacara la aguja del cuello, pero el asaltante no lo hizo. En ese momento el chofer advirtió que se aproximaba un colectivo de la linea 551, por lo que en un intento defensivo cruzó el transporte, para dar esa señal a su colega.
Ante ello, el delincuente le arrancó la jeringa del cuello y se arrojó por la puerta tras lo cual emprendió la huida a la carrera.
El chofer del otro micro, un pasajero de ese transporte, la víctima e incluso uno o dos efectivos policiales que iban de civil salieron tras sus pasos pero no pudieron hallarlo.
En tanto, efectivos de la comisaría undécima que tomaron conocimiento del hecho y acudieron al lugar, continuaron la búsqueda del delincuente aunque sin resultados positivos.
Sotelo fue trasladado al Hospital Interzonal General de Agudos (HIGA) donde se le suministraron medicinas para prevenir infecciones comunes.
Asimismo para evitar controlar otro tipo de riesgos, especialmente el virus del sida, el chofer fue derivado a un laboratorio donde se sometió a una serie de análisis.
En el caso tomó intervención la fiscal Andrea Gómez, que dispuso iniciar actuaciones por “robo calificado en grado de tentativa”.

571.jpg (36 KB)

Articulo Anterior

Herida de bala al resistirse al robo de su motocicleta

Articulo Siguiente

Lo balean por no poder asaltarlo

También te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *