Crimen y suicidio

Autor: No hay comentarios Compartir:

Suceso ocurrido el: 12/04/2010

Un suboficial de Prefectura mató ayer a su mujer de al menos siete disparos y después se suicidó.
El drama familiar se produjo en una casa del barrio Belgrano y los investigadores del caso confirmaron que la pareja estaba atravesando una crisis por los celos del hombre.
Las víctimas fueron identificadas como María Quisper (35) y Luis Elías Lagrilla (34), un matrimonio que tenía dos hijas de seis y cuatro años. Además, la mujer tenía un hijo de 17 años de un ex marido. Cuando se desencadenó la tragedia, los tres chicos estaban en la casa de Bouchard al 10900.
Según la reconstrucción de los investigadores, María Quisper salió a bailar el sábado a la noche con una amiga para festejar los 35 años que había cumplido el dos de abril. Su marido se quedó durmiendo. Pasadas las seis de la mañana de ayer, la mujer volvió a su casa del barrio Belgrano y apenas abrió la puerta se encontró en el comedor con su hijo Jonathan (17), que había llegado cinco minutos antes. La mujer lo saludó y el chico le avisó que salía un rato a la puerta antes de irse a dormir. Fue la última vez que la vio viva: enseguida sintió una ráfaga de disparos y cuando entró a la casa encontró en el pasillo, junto a la puerta del baño, a su mamá tirada boca abajo con el cuerpo de Lagrilla encima. Sus hermanas de seis y cuatro años estaban durmiendo en una habitación.
Ayer, los investigadores trataban de reconstruir los últimos minutos de vida de la mujer. Se cree que el marido la estaba esperando despierto y ya había tomado la decisión de matarla. Es que el hijo escuchó los tiros unos minutos después que salió al parque. Y según su testimonio, no oyó gritos, por lo que la mujer no tuvo la posibilidad de intentar defenderse o de convencer a su marido para que no la matara.
Para las fuentes consultadas, el móvil del crimen está claro: el suboficial asesinó a su mujer por celos.
Un vez ocurrido el drama, los vecinos denunciaron el caso al 911 y efectivos de la comisaría decimosexta llegaron a la casa del barrio Belgrano. Además tomó intervención en el caso el fiscal Mariano Moyano.
Hasta el cierre de esta edición, Moyano esperaba el resultado de las autopsias, pero según los testimonios preliminares de Jonathan y algunos vecinos se cree que el suboficial habría matado a su mujer de al menos siete disparos. En tanto, Lagrilla se suicidó con un tiro en la boca.

Articulo Anterior

Chofer asaltado

Articulo Siguiente

Otro robo y golpiza a ancianos

También te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *