Escándalo en la comisaría quinta: un policía detenido y tres prófugos

Autor: No hay comentarios Compartir:

Suceso ocurrido el: 21/03/2012

Los cuatro policías llegaron hasta la casa de un sindicalista que estaba siendo asaltada y detuvieron a dos ladrones. Como marca el protocolo, los esposaron y los llevaron hasta la comisaría quinta. Fue lo poco del procedimiento que respetaron: después, en lugar de imputarles el robo, aseguraron que habían sido trasladados por averiguación de identidad, falsearon los datos en las actas oficiales y a las pocas horas los delincuentes recuperaron la libertad.
Por el hecho, uno de los policías fue detenido ayer y tres permanecen prófugos. Además, los investigadores buscan a los dos delincuentes que recuperaron la libertad y sobre …sobre los que ya recae la orden de detención.

El caso desató un escándalo en la comisaría quinta: a las pocas horas de conocidos los detalles del caso, el comisario fue sacado de su cargo y fuentes judiciales le confirmaron a LA CAPITAL que toda la dependencia está siendo investigada. “Si bien no está vinculado a las irregularidades hay error en la conducción y por eso fue retirado”, aseguró una alta fuente de la investigación sobre la decisión que recayó sobre el comisario.

La principal hipótesis que manejaba la justicia es que los cuatro suboficiales -tres hombres de 41, 32 y 25 años y una mujer de 34- podrían haber cobrado una coima para falsear los datos de la detención y así lograr que los delincuentes recuperaran la libertad. Otra posibilidad es que hayan sido cómplices del botín de los ladrones ya que un tercer cómplice logró escapar en un auto con diferentes elementos de valor.

El caso ocurrió el lunes a la madrugada en la casa del secretario general de la Asociación Gremial de Maestranza y Servicios de los Casinos Provinciales, Roberto Paéz, ubicada en avenida Peralta Ramos al 2600. En ese momento, el sindicalista estaba de viaje con su familia, por lo que dos delincuentes rompieron el picaporte de la puerta de una patada e ingresaron a la vivienda.

Los ruidos fueron escuchados por varios vecinos, quienes denunciaron el asalto al 911. Minutos después, cuatro suboficiales de la comisaría quinta llegaron hasta la casa en dos patrulleros y detuvieron a dos de los delincuentes en el interior de la vivienda. A pesar de eso, no pudieron evitar el asalto: un tercer cómplice que esperaba en un auto llegó a escapar con dos mil pesos, un plasma y dos notebooks.

Los efectivos trasladaron a los delincuentes a la comisaría y a las pocas horas recuperaron la libertad.

Una vez ocurrida esa situación, un familiar del sindicalista llegó hasta la casa y al comprobar el robo se dirigió hasta la comisaría quinta. Al llegar, descubrió que no había ninguna denuncia por robo a pesar de que los vecinos le habían asegurado que vieron el momento en que los dos ladrones fueron detenidos y retirados esposados de la casa.

Ante esta situación tomó intervención el fiscal Mariano Moyano, quien tras estar varias horas en la comisaría descubrió la grave serie de irregularidades. En principio, el fiscal certificó que los policías no notificaron a sus superiores de la detención y que tampoco dieron aviso a la Fiscalía de Flagrancia.

Rápido de reflejos, el jefe de la Policía Departamental Fabián Perroni ordenó el mismo lunes que los cuatro policías fueran separados de su cargo e informó del caso al Ministerio de Seguridad bonaerense y a Asuntos Internos.

Con el avance de la investigación, el fiscal Moyano determinó que en las actas de la policía, los efectivos habían escrito que los ladrones eran dos demorados y que estaban averiguando su identidad. Según consta en las actas llenadas con datos falsos, los delincuentes que robaron la casa habían sido descubiertos en moto con una conducta sospechosa y por eso se los demoró. “Todo fue muy llamativo. Los llevaron a la cocina de la comisaría, los tuvieron sin esposas y cuando se acercaban otros policías todos se mantenían callados”, contó una fuente judicial.

Finalmente, con la falsedad de los policías, los dos asaltantes recuperaron la libertad el lunes a las ocho de la mañana.

Al comprobar lo grave del caso, el fiscal Mariano Moyano solicitó la detención de los cuatro policías y los dos ladrones que habían sido liberados al juez de Garantías, Saúl Errandonea. Horas después, el pedido fue aprobado y ayer a la mañana fueron allanadas seis viviendas. En una de ellas fue detenido un suboficial de 41 años, mientras que los restantes operativos no arrojaron resultados positivos, por lo que tres policías y dos delincuentes siguen prófugos.

Los policías ya fueron desafectados de la fuerza y desde la Justicia confirmaron que todas las actuaciones de la comisaría están siendo investigadas.

Además se comprobó que uno de los ladrones que está prófugo, al cometer el hecho gozaba de una eximición de prisión por un delito similar. Si hubiera sido detenido, no hubiese recuperado la libertad.

La comisaría quinta quedó en el ojo de la tormenta. La Justicia investiga si se cometieron más irregularidades.

Articulo Anterior

Volvieron a clausurar un local por facilitación de la prostitución

Articulo Siguiente

Una camioneta chocó intencionalmente a un colectivo

También te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *