Crece preocupación por la desnutrición infantil en La Herradura

Autor: No hay comentarios Compartir:

Suceso ocurrido el: 10/07/2012

Tras las denuncias por casos de desnutrición infantil en el barrio La Herradura, ubicado en el acceso a Mar del Plata por ruta 226, una ONG decidió intervenir en el sector para tratar de brindar ayuda a un grupo de familias que vive en condiciones de extrema pobreza. Los primeros relevamientos de la zona arrojaron que la mayoría de los residentes no cuenta siquiera con documentos de identidad y están inmersos en un estado de “marginación y exclusión total”. “Acá hay hambre y miseria de verdad”, alertaron este martes.
A menos de 10 minutos del centro de Mar del Plata, la miseria …seria en su máxima expresión habita en un puñado de casillas de cartón ubicadas a la vera de la ruta 226. Es el barrio La Herradura, donde un grupo de familias sobrevive del cirujeo, sin ningún tipo de servicio ni asistencia, donde no llegan subsidios ni planes sociales porque nadie tiene documentados; donde los pibes lloran de hambre.

Ese es el panorama con el que había encontrado hace poco más de una semana Noemí Sosa, militante de la agrupación “Por la Nueva Argentina”, que se dedica a colaborar con los sectores más postergados de la ciudad. Indignada, Noe denunció a través de 0223.com.ar la existencia de casos de desnutrición infantil en la zona y pidió ayuda.

Pero el reclamo de la trabajadora de una cooperativa social de Ameghino sólo conmovió a varios profesionales -psicólogos, terapistas ocupaciones, acompañantes terapéuticos, docentes, nutricionistas, etcétera- integrantes de la ONG GrupoRed que, ante la emergencia, se organizó con la firme decisión de “hacer algo”.

En diálogo con este vespertino digital, Silvia De Bernardi, miembro de la entidad, definió la situación de La Herradura como “trágica”. “La exclusión es total porque hay gente indocumentada y, en consecuencia, no puede acceder a planes ni a subsidios; la desnutrición está presente, las condiciones de vida van más allá de la pobreza o la miseria”, describió. Inclusive, contó que al acercarse al lugar, los chicos les “pedían fideos y arroz” pese a que llevaban “un auto lleno de caramelos”. “Eso es hambre, es miseria de verdad”, expresó. “La ropa es descartable: la poca que tienen se les moja porque se filtra la lluvia por las chapas agujereadas y no pueden volver a usarla.

Hay una marginación total y duele ver que si no se hace nada no van a tener acceso nunca a nada”, advirtió. Respecto del estado en que se encuentran los menores que residen en el sector, Silvia confirmó que “son muchos los chiquitos con bajo peso” y reparó en el caso de un nene que, “es ciego y, por la desnutrición, no puede levantarse de la cama”. “Cilsa nos dijo que podía darnos una silla de ruedas para él, pero antes debemos tramitarle el DNI. Todo es un círculo”, explicó.

No obstante, no pudo precisar cuál es el número de niños en la misma situación. “Ya empezamos a trabajar con un relevamiento porque no sabemos cuántos son. En concreto solamente tenemos que hay familias con mucho hambre y en condiciones de precariedad”, manifestó. En ese marco, admitió que tienen por delante un trabajo intenso. “Fuimos por la urgencia, que es la comida y el abrigo, pero todavía nos falta hacer mucho.

Esa gente no tiene absolutamente nada, no es nadie, no existe; y necesitamos que alguien intervenga en forma inmediata”, subrayó. Por último, De Bernardi aclaró que GrupoRed “no persigue ningún fin político” y sólo busca “ocuparse de gente que lo necesita”. “Invitamos a todos a ayudarnos. Es más, si el gobierno municipal, provincial o nacional quiere venir y hacerse cargo de la situación, serán bienvenidos”, deslizó.

Los interesados en colaborar con la ONG podrán hacerlo a través del perfil que la entidad posee en Facebook o bien, acercándose al local de calle Tucumán y San Lorenzo.


Copyright © www.0223.com.ar 
Copyright © www.0223.com.ar

Articulo Anterior

Detuvieron a tres delincuentes tras robo

Articulo Siguiente

Roban 10 armas de alto poder de fuego

También te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *